«

»

jul
20

Mi aprendizaje de piloto

Por Igor Selzer

Fernado Rodriguez, Igor y Edgar InsfránSiempre me llamó la atención Volar ! Pero, el ambiente aeronáutico de los años 60 era muy cerrado y un piloto de aquel entonces hablaba de si mismo y de sus colegas como si fueran los iluminados del Olimpo guiados por el mismísimo Mercurio y su alado corcel Pegaso.

Todo esto determinó que me dedicara al motociclismo y automovilismo con poco suceso, pero con enormes satisfacciones; en esas correrias conocí a grandes amigos, muchos de los cuales luego encontraría en la aviación, Beto V Vierci , Koko Gómez, Pocholo Muñoz, Roberto García.

El Aircoupe saliendo de L&PVarios intentaron hacer de mi un piloto, pero huyeron a tiempo, lo que no es cobardía . Pocholo saco varias veces un Cessna 150 de Aero Centro, pero no le gustaba mi manera de tirarme en picada como un Stuka, muy elegantemente me dijo que lo mío, era una topadora. Rudy Pfannl con un Piper Tripacer de Beto lo intentó en varias ocasiones, se Borro. Hubo otros intentos, pero nada; hasta que por casualidad conocí a dos personajes alumnos de volovelismo de Gunter Ebeling , amantes de todo deporte riesgoso que por primera vez hablaron sin misterios y tomaron como un desafío personal, hacerme Piloto, Dijeron que si Yo podía andar en moto por el centro de Asu , estaba más que calificado para pilotear un avión.

El ZP-TAS aterrizando en YvytúEllos son Edgar Insfran y Fernando Rodríguez, cerca de donde nos reuníamos, en una playa de venta de automóviles de Guido Massí, había un avión como atracción, era un AirCupé, verlo fue enamorarme de él y lo compramos con Fernando, 150.000 Gs cada uno y fue nuestro, Edgarcito nos daba manija y así fue que lo sacamos de lo de Latourrette & Parini todo recorrido y lavadito con cubiertas nuevas ( muy importante esto último, porque andaríamos más por tierra que en el aire) Estábamos muy orgullosos de él, pero en Beechcraft existía y existe una parralera o pérgola donde se reunían los elegidos, el lugar tenia otro nombre; EL SERPENTARIO O BUTANTAN, y comenzó la guerra de nervios, “que el Aircupé era para deficientes, que su velocidad de perdida era una milla por debajo de su velocidad de crucero, que su techo máximo era de mil pies”, en fin, todo era para darnos animo por supuesto.

ZP-TAS en su hangar propio en YvytúComenzó Fernando a darme las lecciones de vuelo munido de todo su arrojo y valentía, propio de sus 28 años y Yo el alumno de 38 o 40, pasado un cierto tiempo mi instructor ya con cabello blanco y con 40 años en apariencia y Yo el alumno con 25 no en apariencia sino en el corazón.

Aparentemente mi suave posar el avión en la pista como el Columbia en su último aterrizaje, lo ponían algo nervioso, lo cierto es que no me dejaba hacer mi solo, después de un año y medio de agonía por su parte y éxtasis por la mía, la providencia me dio la oportunidad tan anhelada. Edgar festejaba su cumple en el Cortijo, la pista de Yvytú estaba en construcción, yo iba por el tercer plato de asado.

Koko Gómez en el ZP-TASCuando en el estrépito de un día súper ventoso oímos pasar un avión razando los eucaliptos con un ruido parecido al que hacen las bombitas racimo cuando Paraguay le hace un gol a Brasil, el avión siguió su curso y nosotros comiendo asado, una hora más tarde aparece Fernando y su novia de entonces, mas sucio que Rambo en Afganistán, con el cuento de que por fallas de motor se vió en la obligación de aterrizar en lo de Avila, un vecino que tenía una pista al lado de Yvytú.

Como tuerca que soy, fui inmediatamente a ver de que se trataba y encontré el caño de escape roto en las bridas, lo saqué y le inventé otros daños colaterales no sea que el quisiera llevarlo a Asu nuevamente.

Igor en el ErcoupeTerminada la festichola fui rápidamente a reconstruir el caño de escape esa misma noche, luego voy a lo de Rudy y le cuento mi plan de robar mi propio avión desde la pista de Avila, como yo no tenia ni brevet ni nada que se le parezca, hago el siguiente arreglo con él, iría a San Ber con mi camioneta con dos ayudantes, arreglaríamos el avión y saldría para la pista de Zotti en Barcequillo ( Hoy la planta de Coca Cola) Rudy iría a buscarme con su casa rodante y traería el avión de lo de Zotti al Aero club en Kilómetro 5 y yo lo iría a buscar con su casa rodante, nunca mejor el refrán que dice (el hombre propone y Dios Dispone).

Al día siguiente después de una noche lluviosa, llego a la pista de Avila, encuentro el avión con un mantel de plástico que parecía una pileta pelo pincho, todo mojado, colocamos el escape en dos patadas y subo con euforia para arrancar, doy arranque y nada, me bajo para puntear la batería ya que mis ayudantes no se animaban a dar pala, pero sorpresa la batería no estaba. Lo mande a Fernando a lo mas alto del palo mayor (o sea, al carajo) por haberme adivinado la intención, (él siempre juró que no la sacó) lo cierto es que compre otra, como a cabeza dura no me Un aterrizaje anormal!gana nadie, conecté a la camioneta, arrancó y en medio del agua que me rodeaba comencé a moverme, me despedí de mis ayudantes y uno de ellos comentó que no me preocupara que ellos tendrían la radio prendida para saber el lugar exacto donde caería, hice como que no oí tanta impertinencia, comienzo la carrera de decolaje y después de unos 250 metros veo con horror un alambrado que divide la pista en dos, tiro el elevador, da un salto para caer detrás del alambrado y sigo rodando unos 200 metros más, ya en el aire suspiro con gran alivio y rumbeo para Asu I.F.R. o sea I FOLLLLOW ROADS, seguí la ruta sin mayores problemas, como si fuera un auto seguía la más ligera curva, esquina, faltó poco para que me detenga en los semáforo, llego a calle ultima, vuelo por lo de Rudy pero de él ni noticias, decido seguir para lo de Zotti, cuando llego me percato que la comitiva del presidente Stroessner está estacionada en la pista y que allí había un gran asado, como no había sido formalmente invitado decidí probar suerte en el Aeroclub.

Quien está en la torta?Llego al Aeroclub solo por primera vez, veo dos arcos de madera y unos energúmenos jugando football en el medio de la pista, hago una pasada muy contrariado y para la segunda veo con alivio que sacan los arcos, hago el mejor aterrizaje de mi vida y cuando empiezo a rodar para el hangar lo veo salir al inspector Ortiz, un gordo que siempre se las arreglaba para sacarle unos Gs. a todos, yo no tenia licencia, radio, compás, altímetro y me quede sin combustible a unos 20 metros de hangar, me iba a esquilmar Ortiz. De pronto la idea salvadora, antes que diga buen día, lo reto, lo increpo, lo amenazo y no se cuantas más por permitir jugar al football en la pista, le gané de mano, pidió disculpas y nunca más me molestó……

Igor Mannimal
Continuará…

3 comentarios

  1. Victor Zotti escribió:

    Hola! soy Victor A. Zotti de Argentina, la verdad que muy interesante la historia narrada, asi se hacien los pilotos de antes.Por otra parte, tengo familiares en Asu- Como mi tio el Crel. Rene Zotti,(F) hijos Roberto Zotti, Crel. Rogelio. quisiera saber si esta historia muy agradable, ha tenido algo que ver con mi parte de mi familia.- Me despido Saludando Atte. a Ud.-

  2. mari escribió:

    Sabes de algun piloto apellidado Scheilder que volo en San Martin Peru anos 1960′s el se quemo en su avioneta y luego regreso a la Argentina
    El famoso, muy querido y recordado por siempre, Capitan Scheilder

  3. Rene Zotti escribió:

    Victor contactoanos.

    ittoz10@gmail.com

    saludos.

    RZ

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.